Recorre el mundo con Alberto Vázquez-Figueroa, el autor más universal de novelas de aventuras 

Decenas de magníficos libros para aprender geografía, cultura, historia y muchísimo más, ahora a tu alcance, presentados en un mapamundi por el reportero, periodista, inventor y escritor con más de 30 millones de libros vendidos en el mundo.

El escritor que sólo vivía en sus viajes 

Alberto Vázquez-Figueroa nació el 11 de octubre de 1936 en Santa Cruz de Tenerife. Nieto de un farero, su madre nació en la remota isla de Lobos, próxima a la isla de Fuerteventura. Por motivos políticos, se fue a vivir con su tío a la África española en Sáhara occidental, donde pasó los primeros dieciséis años de su vida en el desierto. Su educación, entre pizarras de arena, pupitres a la sombra de palmeras y con un sol infernal y justiciero, pendía exclusivamente de los libros que su tío guardaba en una modesta biblioteca: Stevenson, Julio Verne, Jospeh Conrad, Herman Melville, escritores que contaban historias de lugares exóticos, de vidas como la del pequeño Alberto. 

Conserva aún sus cámaras antiguas, las que grabaron el horror y el sin sentido de las guerras y las revoluciones políticas que contó al mundo a través de La Vanguardia y RTVE. Rehuía de las moquetas y las sillas de las redacciones de periódico. Dos meses más tarde de salir de la Escuela de Periodismo en Madrid en 1959, compró un velero con un par de amigos para surcar las turquesas e insólitas aguas de la Polinesia. 

Traducido al chino, al búlgaro, al ruso o al árabe, ha vendido 32 millones de libros por todo el mundo, siendo uno de los escritores hispanoamericanos más leídos en las últimas décadas. 

Otavalo_edited_edited.jpg
vlad-hilitanu-pt7QzB4ZLWw-unsplash.jpg

Entrevista de Kolima

«En el interior de mucha gente, especialmente en los niños, la pandemia dejará una profunda huella»

Para conocer a Alberto VázquezFigueroa (Santa Cruz de Tenerife, 1936) hay que adentrarse en su despacho. Enmarcados en la pared, relucen con satisfacción los pósters de sus películas, dejando entrever su pasión por el cine. Solía hospedarse en la habitación 314 del hotel Majestic para acudir — no se lo perdía por nada del mundo— al Festival de Cannes. A los lados, estanterías repletas de libros, reportajes, historias, viajes y hazañas; memorias, océanos sin fin, camellos del desierto, selvas remotas e inexploradas, montañas vírgenes, ríos caudalosos, velas henchidas por el viento y mascarones de proa. 

Aerial%20Photo%20of%20a%20Field_edited.j

NOVEDades

ArenayViento_KINDLE.jpeg